[ Puede verse una imagen más detallada de la Síndone aquí ]

 

También llamada Síndone o Santo Sudario es, según una constante tradición y como parecen verificar los numerosísimos estudios que se han llevado a cabo sobre el tema, el lienzo o sábana de la cual nos hablan los evangelios: la sábana nueva y limpia en la cual José de Arimatea, con ayuda de Nicodemo, envolvió el cuerpo de Jesús tras su muerte en la cruz [Mt 27, 57ss; Mc 15, 42ss; Lc 23, 50ss; Lc 24, 12ss; Jn 19, 38ss; Jn 20, 5ss].

Es una gran pieza de lino de 4'41 m de largo y 1'13 m de ancho (después de la restauración del año 2002), amarillenta, raída, sucia, manchada de sangre y quemada. Actualmente se encuentra en la catedral de San Juan Bautista de Turín (Italia).




La catedral de San Juan Bautista de Turín (ver mapa más grande)


 

La Sábana Santa es un lienzo de lino, un tejido conocido por el hombre desde la más remota antigüedad. Existen pruebas del uso del lino desde antes del año 5000 a. C. Así como su siembra y obtención no es compleja, sí lo es la obtención de sus fibrillas para componer los hilos a tejer. El tipo de lino empleado para tejer la Síndone (Linum usitatissimum, Linneo) viene de una planta que crece fundamentalmente en Palestina y Oriente Medio...

Según Charles Ribiollet, técnico de la Escuela de Tejidos de Lyon, la cantidad de hilo necesario para la superficie de la Sábana Santa (que mide 4.36 x 1.10 metros [antes de la restauración de 2002]) es de 4.79 metros cuadrados. En longitud, serían: 27 hileras de trama por centímetro, por 436 centímetros son 11772 hileras; que por un largo de 1.10 metros, dan 12949 metros. En anchura, serían: 40 hilos de cadena por centímetro, por 110 centímetros, son 4400 hilos; y multiplicado por la longitud de la Sábana, da 19184 metros. En total, sumando ambas cantidades, y si contamos con las pérdidas durante el proceso de tejido, son 33 kilómetros de hilo empleados para tejerla. Esto, hecho artesanalmente en un país del tercer mundo, significa aproximadamente un mes de trabajo, lo que otorga a la Sábana un gran valor económico. La conservación del tejido durante 2000 años presupone, según el analista, su excelente calidad.

El tejido de la Sábana está hecho en forma de espina de pez de forma rectangular (1 x 4), su peso total es de 1420 gramos y está elaborado con una máquina de pedal de origen egipcio. Las fibrillas que lo componen tienen 150 micras de diámetro...

_______________

Tomado de: J. DE PALACIOS CARVAJAL, La Sábana Santa. Estudio de un cirujano, Espejo de Tinta, Madrid 2007, 41-42.

 

 

La Síndone de Turín presenta la imagen del cuerpo de un varón ya cadáver. Esta imagen es doble: frontal y dorsal (el frente y el dorso del cuerpo). Esto se explica atendiendo a la forma en que este lienzo envolvió el cuerpo:

 


La Síndone envolvía el cuerpo de esta manera.
Al desplegarla, queda la imagen dorsal invertida respecto a la frontal.

 


Éste debería ser el aspecto original de la Síndone

 

 
Hipótesis de cómo debió ser usada la Síndone, según el Dr. John P. Jackson (parte 1/2).
(En inglés. Del documental "Shroud of Turin", producido por la BBC (2008). Puede verse aquí)


Hipótesis de cómo debió ser usada la Síndone, según el Dr. John P. Jackson (parte 2/2).
(En inglés. Del documental "Shroud of Turin", producido por la BBC (2008). Puede verse aquí)

 

La Síndone y los ritos funerarios judíos

[ Si el hombre de la Síndone era un judío del siglo I ] se puede concluir que la sábana tenía elementos que eran inconfundibles y únicamente producto de un ambiente judío del siglo I. Al investigar los aspectos judíos de la sábana, podríamos esperar que el simbolismo judío, profundamente arraigado en la mentalidad y cultura judía, se refleja no solamente en la configuración del entierro plasmado en la sábana, sino también en los símbolos siempre presentes en la gente judía... (p. 65).

Si un judío sufre una muerte violenta o si está sangrando al morir, no está permitido lavarle antes de enterrarle y hay que enterrarle con la misma ropa con que murió, y con la sangre aún en la piel. El hombre de la sábana sufrió una muerte muy violenta y la sábana sigue la ley judía estrictamente al estar llena de manchas sanguíneas... (p. 68).

La expresión "manos extendidas" o brazos extendidos... tiene connotaciones positivas y brillantes, porque las manos o los brazos extendidos son símbolo de la fuerza de Dios. El codo, la medida del codo hasta la punta del dedo, que se utilizaba en todos los asuntos ceremoniales en toda la historia temprana judía, se basa en la medida del brazo extendido sin doblar. Por supuesto, hay dos manos extendidas en la sábana. La bendición sacerdotal consiste en las dos manos extendidas... La ley judía insiste en que los dedos de un difunto se extiendan para el entierro, puesto que los dedos redondeados en forma de puño representan un desafío pagano y demoníaco. Las manos y los dedos del hombre de la sábana están extendidos de acuerdo con la tradición y los requisitos judíos del entierro... (pp. 68-69).

Debido a la prohibición estricta de utilizar instrumentos afilados en la piel, la barba masalina llegó a formar parte integral de la cultura judía que separaba a los judíos de todas las otras naciones y a la vez era un acto de rebeldía contra las caras bien afeitadas de los sacerdotes paganos de Egipto y del medio oriente semítico... Desde los tiempos de Moisés, la barba se ha convertido en símbolo firme de la belleza masculina y de la virilidad... En los tiempos de Cristo solamente se les permitía arreglar la barba a los judíos que tenían relaciones frecuentes con los judíos, exceptuando varias ocasiones puntuales. El hombre de la sábana con su barba refleja sin duda un seguimiento de la cultura judía (pp. 69-70).

"El hombre de la sábana ¿parece judío?". Le hice esta pregunta a un erudito judío ortodoxo doctorado en microbiología. Su respuesta sutil fue: "No destacaría en un grupo de judíos". La primera vez que vi la foto del hombre de la sábana, me impresionó inmediatamente la delicada combinación de características etno-raciales, semíticas y camíticas... El hombre de la sábana, con su barba y guedejas, representa una estricta adherencia a la ley judía... El pelo del hombre de la sábana, que parece estar atado detrás, podría haber representado un estilo popular entre los hombres judíos a principios del siglo I, un estilo que era una protesta contra el aspecto de pelo corto y cara afeitada que era el epítome de la Roma Imperial... (pp. 72-73).

Las dimensiones de la sábana se expresan claramente con el codo judío. Esta medida se utilizaba en el Israel antiguo, en el Israel de los tiempos de Cristo, dentro de la diáspora mediterránea, y en los asuntos de contrucción ritual y la ley, en Israel y en el mundo judío ortodoxo de hoy. El codo es una parte querida de la tradición religiosa judía que se ha mantenido firmemente desde los días de Moisés... Las medidas de la sábana están en codos. Mide ocho codos de largo y dos de ancho. El codo equivale a 54'6 cm.

Otro aspecto de la cultura judaica que es importante para la Síndone es el concepto de Sha'atnez. Sha'atnez (zbgA) es la mezcla ilegal de lana y lino en un lienzo... En materia de enterramiento, la Sha'atnez no es imprescindible pero, según la tradición de enterramientos judíos, que reflejan la vida de oración, se debe hacer todo lo posible para enterrar al difunto en lienzos sin Sha'atnez, sin impurezas... La Síndone está libre de Sha'atnez y todo el enterramiento se consideró típicamente Kosher (pp. 74. 76-77).

El entierro del hombre de la Síndone refleja sencillez y carencia de embellecimiento que ha caracterizado los entierros judíos durante cerca de 2000 años. Durante el siglo I d. C., las actitudes de los judíos hacia los entierros empezaron a cambiar: los entierros ornados se tornaron sencillos... El Dr. Edersheim comenta este cambio radical: "Hubo un tiempo en que el derroche conectado con los funerales era tan grande... que al fin se necesitó una reforma, introducida por el Rabí Gamaliel, que dejó órdenes de que él mismo fuese enterrado con un lino sencillo...". La Síndone es la personificación de "Tachrichim"; es blanca, sin costura, no tiene ni nudos ni bolsillos... (pp. 80-81).

_______________

R. JACKSON, «La Síndone y los ritos funerarios judíos»: Biblia y Fe 72, vol. XXIV (septiembre-diciembre 1998), pp. 62-87. La redacción de este volumen corrió a cargo del Centro Español de Sindonología, el cual ha autorizado su publicación en www.sabanasanta.org.

Rebecca S. Jackson es la directora de operaciones y comunicaciones del Turin Shroud Center of Colorado. Nacida en el seno de una familia judía, llegó al cristianismo en 1987 y posteriormente al catolicismo. Graduada en lenguas modernas y literatura, ha estudiado y presentado numerosas ponencias sobre la relación de la Síndone con el judaísmo del siglo I, interesándose especialmente en el simbolismo judío. Está casada con John P. Jackson, doctor en física que lideró el Shroud of Turin Research Project (STURP), equipo que investigó la Síndone en 1978 durante 120 horas. Ambos son muy populares en el mundo de la sindonología y es frecuente su presencia en los medios de comunicación.

 

Según las investigaciones llevadas a cabo por expertos en medicina, arqueología, historia, física, palinología, etc., ese cuerpo parece pertenecer a un hombre que ha sido golpeado, flagelado, 'coronado' con un casquete de espinas, crucificado y abierto el costado en el siglo I de nuestra era.

La imagen del cuerpo presenta unas proporciones exactas y no se ha encontrado ningún tipo de pigmento que pudiera llevar a pensar en su origen pictórico. Pero, entonces, ¿cómo se explica que esa imagen esté ahí? Ésta constituye la gran pregunta de la Síndone, y hemos de apuntar que, a pesar de los ingentes esfuerzos de cientos de especialistas de todo el mundo, estamos lejos de responderla satisfactoriamente.

Una de las características más asombrosas de la Síndone es que se comporta como un negativo fotográfico. Esto, propiamente dicho, no es del todo exacto: las manchas de sangre no son negativas sobre la tela, sino positivas, puesto que se formaron por contacto directo con el cuerpo ensangrentado. Por tanto presentan un color blanco en los negativos fotográficos y rojo oscuro en los positivos. Es la figura del cuerpo (impronta) la que tiene el carácter negativo, con sus claros y oscuros invertidos.

Dada la manera como la Síndone envolvía el cadáver, las dos figuras, dorsal y frontal, se oponen por la cabeza; y ambas tienen su parte derecha al mismo lado, y su parte izquierda en el lado opuesto.

Las imágenes, frontal y dorsal, están invertidas en la Síndone, en el sentido de que la parte derecha aparece a la izquierda, y viceversa (como si el cuerpo se reflejara en un espejo). Y las manchas de sangre, aunque no tengan invertido el claro-oscuro, sí presentan invertida su figura (derecha-izquierda) como toda la imagen.

Aclarado esto, estamos en condiciones de entender que el negativo fotográfico de la Síndone nos dará, por así decirlo, el cuerpo mismo sobre la tela.

Además, las dos imágenes no tienen contornos definidos. Las manchas de sangre, en cambio, los tienen bien definidos.

Y para facilitar nuestro estudio, como ya hemos mencionado, vamos a dividir el lienzo en dos mitades: frontal y dorsal.

Así, a partir de ahora, hablaremos del frontal y el dorsal en positivo (la Síndone tal cual es), y el frontal y el dorsal en negativo (fotográfico, que nos dará las posiciones reales del cuerpo).

 

Frontal positivo
[Archidiócesis de Turín]
Frontal negativo
[Archidiócesis de Turín]

 

 
Dorsal positivo
[Archidiócesis de Turín]
 
Dorsal negativo
[Archidiócesis de Turín]

 

 
Detalle de la cara en positivo
[Archidiócesis de Turín]
Detalle de la cara en negativo
[Archidiócesis de Turín]

 

Pero la singularidad más llamativa de las imágenes sindónicas es su tridimensionalidad: singularidad tan excepcional que es única. Tridimensionalidad quiere decir que la intensidad del colorido de las imágenes es inversamente proporcional a la distancia que separaba, en cada punto, la tela del cadáver que ha dejado su impronta en ella. Ésta es como un registro de los relieves volumétricos de aquel cuerpo. Por consiguiente, midiendo la intensidad de este colorido, se puede perfectamente calcular y reproducir, como en una estatua, el relieve del cuerpo envuelto por esta tela.

 

Peter M. Schumacher, ingeniero electrónico estadounidense, inventor y desarrollador del analizador de imagen VP8, demostró que la Síndone contiene información de las tres dimensiones. Tal naturaleza, su tridimensionalidad, fue presentada y explicada en el Congreso de Alburquerque y publicada en el libro de actas de la reunión: United States Conference of Research on the Shroud of Turin (Alburquerque, Nuevo México, 23 y 24 de marzo de 1977). Con su publicación, la Sábana dio otra de las enormes sorpresas y una de las pruebas más importantes de su autenticidad.

"En 1898, Secondo Pía hizo la primera fotografía convencional de la Sábana de Turín. Cuando las placas de Pía fueron reveladas, los negativos fotográficos mostraron los detalles sutiles mucho más vívidos y mucho más fáciles de ser interpretados por el sistema visual humano que la propia imagen del lienzo. Aunque el método fotográfico usado era el mismo de cualquier fotografía, el resultado obtenido era único. Ninguna imagen estudiada realizada antes o después de la invención de la fotografía produce los mismos resultados que se observan en la imagen de la Sábana de Turín. Consideremos lo siguiente: Si los 'datos' existentes en la Sábana de Turín producen unos resultados fotográficos únicos bien podemos decir que la imagen de la Sábana en sí misma es distinta de cualquier otro objeto o imagen conocida.

En 1972 se inventó el Analizador de Imagen VP8. Yo fui el responsable para pasar del diseño a la producción y entrega. Diseñé y documenté las unidades de producción. Durante seis años instalé las unidades y entrené a los operadores. Adquirí familiaridad con muchos tipos de imágenes y aplicaciones para este instrumento de procesado de imágenes.

Hacia 1976 entregué e instalé una unidad en casa del Capitán Eric Jumper, USAF [U.S. Air Force Academy]. El Capitán John Jackson, USAF, estaba presente. Instalé el sistema y verifiqué la calibración. Entrené a Jumper y a Jackson en el funcionamiento del sistema. Lo que sucedió a continuación resultó extraordinario para mí. El resultado fue, para decirlo en pocas palabras, único. Jackson colocó una imagen de la Sábana de Turín sobre la mesa iluminada del sistema y enfocó la imagen con la cámara de vídeo. Cuando se activó la pantalla (display isométrico) del 'pseudo-tridimensional dispositivo' apareció en el monitor una 'verdadera imagen tridimensional'. Al menos había muchos rasgos de estructura realmente tridimensional. La nariz tomó relieve. Las facciones del rostro aparecían adecuadamente perfiladas. Las formas del cuerpo, brazos piernas y pecho, correspondían a la forma humana básica. Este resultado del VP8 no se ha obtenido nunca con ninguna otra imagen que yo haya estudiado ni tampoco he oído que le haya sucedido a alguien en estudios hechos por otros.

Nunca había oído hablar de la Sábana de Turín antes de este momento. No tenía ninguna idea de lo que estaba viendo. Sin embargo, los resultados eran distintos de todo lo que yo había procesado mediante el Analizador VP8, antes y desde este momento. Solamente con la Sábana de Turín se han obtenido tales resultados al efectuar su estudio con el Analizador isométrico de imagen VP8...

LA SÁBANA DE TURÍN ES UN OBJETO ÚNICO QUE CONTIENE UNA IMAGEN ÚNICA. La imagen de la Sábana de Turín da lugar, en un proceso fotográfico corriente, a un resultado único, en comparación a todas las otras 'obras de arte' estudiadas. Además, la Sábana de Turín genera, al efectuar un modelo de brillo isométrico de la imagen, resultados que son únicos comparados con todas las 'obras de arte' y 'objetos' estudiados. Es inverosímil que en el siglo XIV fueran comprendidas las propiedades de los negativos fotográficos. Es igualmente inverosímil que un modelo tridimensional de información de escala de grises fuera entendido en el siglo XIV.

Por tanto, es sumamente inverosímil que la Sábana de Turín sea un trabajo de 'engaño' o 'falsificación' de cualquier tipo. Ningún método, ningún estilo y ninguna habilidad artística que se conozca pueden dar lugar a imágenes que tengan las mismas propiedades fotográficas y fotogramétricas que tiene la imagen de la Sábana. Esta comparación incluye estudios fotográficos y fotogramétricos de bajorrelieves, pinturas, esculturas, grabados y demás formas de arte. La imagen presenta propiedades de negativo fotográfico, propiedades de la imagen de la estructura del cuerpo (esqueleto, partes internas) y propiedades de codificación de escala de grises tridimensional".

_______________

P. M. SCHUMACHER, "Respuestas fotogramétricas de la Sábana de Turín": Linteum 37 (julio-diciembre de 2004).
Puede consultarse el documento completo aquí.

 
La tridimensionalidad de la Síndone (P. M. Schumacher)
Extracto de: «Turin Shroud. The new evidence» (Darlow Smithson Productions), que puede verse aquí.

 




La imagen de la Síndone es tridimensional.


 

PARA SABER MÁS...

Introduction (vídeo), de shroudencounter.com.

Understanding de Shroud (vídeo), de shroudencounter.com.

Shroud as a textile (animación .ppt), de shrouduniversity.com.

Textile analysis (vídeo), de shroudencounter.com.

Il tessuto, de sindone.it.

Calibration of the restauration photograph, de sindonology.org.

The peculiar 3D phenomenon of the Shroud of Turin image, de shroudofturin4journalists.com.